domingo, 3 de junio de 2012

De colas, blogs y brisa

[Aviso: va a parecer que esto trata de penes, cotilleos, blogueros, firmas… pero en realidad va de algunos clásicos de la poesía en lengua inglesa, y de Internet. Ya saben cómo me las gasto. ¡A lo sesudo por la baladí! Ah, y lo mejor está al final, por si van con prisa.]

Resulta que Freud va a tener razón. Todas deseamos tener cola. O esa es la sensación que tuve cuando, en la Feria del Libro de Madrid, vinieron dos guardias de seguridad de amarillo y pusieron unas vallas para [modo novelero on] controlar a la multitud que se agolpaba ante mí peleándose por una firma y una foto conmigo [modo novelero off]. Yo tenía cola, y era feliz. Además, no era una cola de meros lectores. Casi todos eran blogueros, lo que viene a ser un poco escritores, un poco lectores, un poco críticos (y algunos un mucho). Qué felicidad. Y la primera fue Mara Oliver, que luchó contra la agorafobia para venir y traerme un bolsa donde se lee el poema de Robert Frost que se cita en Rebeldes, de Susan E. Hinton. (Reproduzco el poema en la traducción de Miguel Martínez-Lage que aparece en Rebeldes. En los comentarios pongo, para puristas y políglotas, el original inglés.)
De la naturaleza el primer verde es oro,
un matiz más difícil de asir.
Su más temprana hoja es flor
pero por una hora tan solo.
Luego la hoja es hoja queda.
Así se abate el Edén de tristeza.
Así se sume en el día el amanecer.
Nada dorado puede permanecer.
 
Tras el poema, en letras doradas, Mara escribió lo que decía el personaje de Rebeldes: "STAY GOLD", permanece dorada, resiste dorada, sigue siendo de oro. No podría haberme regalado nada mejor, un mantra de escritora de literatura infantil y juvenil al que estaba predestinada.

La firma tuvo lugar al día siguiente de la charla-coloquio sobre la que ya les di la tabarra. En la charla, Jorge Gómez Soto, que es la anti-Ana Obregón de la LIJ porque siendo horriblemente joven afirma "tener una edad", contó cómo nosotros, los autores, no habíamos tenido la suerte de vivir el fenómeno bloguero, y yo pensé en todos esos blogueros de corazón que no pudieron serlo porque entonces no existía Internet, y también pensé en todos esos blogueros de carne y hueso que estaban ahí delante, so gold, y a los que había leído alguna vez y en cómo, sin ellos saberlo, me habían dado una palabra, o una idea, o habían tachado de mi lista de la compra un libro, y pensé, en definitiva, en el poema 404 de Emily Dickinson (traducción de Enrique Goicolea. En los comentarios pongo el original inglés. Esta traducción aparece en la bellísima y reciente edición de Nórdica. Cotilleen en cualquier librería el primer poema y miren la ilustración de Kike de la Rubia, e intenten no llorar de pura belleza. Ahora va el 404):
¡Cuántas flores mueren en el bosque
o se marchitan en la colina
sin el privilegio de saber
que son hermosas!

¡Cuántas entregan su anónima semilla
a una brisa cualquiera,
ignorantes del cargamento escarlata
que a otros ojos lleva!

A qué ojos llegarán estas palabras, me pregunto.
Dónde llegan las palabras de un bloguero, uno nunca sabe. Dónde llegan mis palabras, dónde llegan las tuyas, qué rojo florece de ellas...
No culpe a Internet, don Mario. Internet es solo eso, una brisa cualquiera, viento que esparce cargamento escarlata, semillas de girasoles, tiernos dientes de león...  o el aroma pestilente de una granja de cerdos. Y de eso, el viento no tiene la culpa.

[En las imágenes: mi cola.]

14 comentarios:

La Oro dijo...

Lo prometido.

El poema de Roberto:
Nature's first green is gold,
Her hardest hue to hold.
Her early leaf's a flower;
But only so an hour.
Then leaf subsides to leaf,
So Eden sank to grief,
So dawn goes down to day
Nothing gold can stay.

El poema de Emilia:
How many Flowers fail in Wood -
Or perish from the Hill -
Without the privilege to know
That they are Beautiful -

How many cast a nameless Pod
Upon the nearest Breeze -
Unconscious of the Scarlet Freight -
It bear to Other Eyes -

Mara Oliver dijo...

Otro poema de Emilia, como lo cito de memoria, no sé yo como quedará:

Un encanto inviste una cara
imperfectamente velada
La dama no se atreve a levantar su velo
Por miedo de que se desvanezca
Pero escudriña a través de su red
y desea y no acepta
no sea que la entrevista
anule un deseo
que la imagen satisface

Cómo me alegro de haberme acercado y levantado el velo, era imposible desencantarme contigo. Eres luz y eres oro, sin esfuerzo.
Gracias, mil gracias, de <3

Alba Úriz dijo...

Me desmayo de la envidia (sana sanísima pero envidia al fin y al cabo) y vuelvo para disfrutar con calma de esos versos. ¡Me alegro de que lo hayáis pasado tan fabulosamente bien ;)!

PD: ¡los códigos de Blogger para demostrar que no somos robots cada vez son más complicados!

Anónimo dijo...

Ole, ole y ole!!!! El tamaño SÍ que importa!!!!!! Cuánto me alegrooooooooo

La Oro dijo...

Mara, citas a Emilia de memoria... O_O Tú sí que eres.
Te eché de menos, Alba. :-)
Anónimo, mmmh... La verdad verdad de la buena es que mi cola no era tan larga, y duró poco rato. Pero, aun así... QUÉ GUSTO.

Josu dijo...

¡Cucú! Aquí me hallo :)

Fue un placer conocerte en persona y charlar un poquillo. Además, ¡tuviste un montón de bloggeros esperando tu firma! Me alegro mucho de que te haya hecho tanta ilusión.

Y haciendo alegato de tu aviso inicial, creo que podrías haber profundizado en el tema de los penes un poco más, jajajajaja.

En fin, un besazo enorme :)

PD: Apoyo a Alba en lo de los códigos... -_-

La Oro dijo...

No seas malo, Josu Er Reshu. No me tires de la lengua, o acabaré inaugurando el género literario imposible del que habló Jorge Gómez Soto en la charla-coloquio...

Josu dijo...

¿Y cuál es ese género, OroO To' CrreIsi?

La Oro dijo...

Bueno, se habló del erótico-juvenil.

Josu dijo...

¡Pues no es un género imposible! Los jóvenes también tenemos relaciones sexuales, no es algo únicamente de la literatura Romántica Adulta... ;)

La Oro dijo...

Por supuesto, Josu. En ese sentido, te recomiendo que leas este artículo de una editora de literatura juvenil:
http://editarenvozalta.wordpress.com/2011/05/31/%C2%BFtienen-que-tener-sexo-las-novelas-para-jovenes/

Josu dijo...

Qué gran artículo, gracias por compartirlo :)

Mara Oliver dijo...

Yo escribo juvenil erótica XD , en fin... no vengo a hablar de sexo, vengo a hablar de amor.
Gracias, gracias, gracias, estoy desbordada de ilusión. Nunca me habían firmado un libro antes, nunca había hablado con un autor (mucho menos con una de mis tres favoritos), lo hiciste con tanto cariño y dedicación que siempre recordaré mi primera vez con una sonrisa, jejeje, ;)
besotes!!!

Rusta dijo...

No sé si me he reído más con la teoría de Freud o con la granja de cerdos :D. En cualquier caso, la tristeza del poema de Emily Dickinson lo compensa (¡qué bonito!).

Me alegro de que fueran bien las firmas (ya veo que en cuestión de colas estás bien dotada :)). Y eso del erótico-juvenil suena interesante, aunque para narrar escenas de sexo en un libro juvenil no creo que haga falta crear un género nuevo.

Besos.