jueves, 27 de febrero de 2014

Asesina a un escritor

Me piden a menudo consejos para llegar a ser escritor. Nunca he dicho: “mata a otro escritor”. Pero estoy empezando a dudar si no será ese el consejo definitivo. Definitivo lo es, desde luego.
Empecé a pensarlo al leer una entrevista al editor Claudio López de Lamadrid donde exponía una suerte de darwinismo literario, una evolución literaria por selección en mesa de novedades. Decía:
  "para que pueda entrar un autor nuevo necesitas que se vaya otro."
Los hay que se han tomado esto muy en serio. Lynn Shepherd, por ejemplo. Esta autora de novela de crimen victoriano (sic) escribía un artículo en el Huffington Post invitando a J.K. Rowling, la autora de Harry Potter, a que disfrutara de su vasta fortuna y dejara de publicar libros para adultos, porque, compitiendo con ella, era imposible hacerse hueco en la mesa de novedades del Waterstone’s. La Shepherd le daba permiso a la Rowling para que siguiera escribiendo para niños (se ve que la Shepherd no le da a eso) y decía unas cuantas cosas más sobre literatura infantil y juvenil que no me molestaré en comentar porque ya las huestes de fans de Harry Potter han hundido en la miseria, y en las valoraciones de goodreads, a esta pobre mujer.
Y luego está lo del premio La Caixa / Plataforma, el premio que convoca Plataforma Neo para jóvenes escritores de entre 14 y 25 años. Se falló ayer. Lo ganó Andrea Tomé, de 19 años, con Corazón de mariposa. Estoy deseando leerlo para ver si me quedo con la boca abierta como me quedé al leer el que ganó el año pasado. Me alegré por la señorita Tomé, y eso que, ya solo por su edad, podría odiarla como odia la madrastra de Blancanieves. Pero, a lo que voy, cuando se anunció el fallo del premio, la red se llenó de comentarios asesinos al respecto. Que si la chica ya había sido finalista el año pasado, que si ya había publicado otras novelas y que estaba “robando” el sitio a alguien que no hubiera publicado… Los comentarios los hacían jóvenes como ella, jóvenes que, al parecer, igual que Lynn Shepherd, han asumido que para hacerte hueco como escritor antes debes matar a otro. A ver si va a ser un efecto secundario de tanto juego del hambre…
Un consejo os daré: chicos, chicas, jóvenes… para escribir no hace falta matar a nadie.
He dicho “para escribir”. Para vivir de la escritura… Bueno, sí, lo concedo, quizás para vivir de la escritura haya que matar.

En la imagen, de Lewis Hine, dos blogueros enzarzados en tuiter a santo del premio Neo mientras otros tantos miran en espera de su turno.

10 comentarios:

Rusta dijo...

No sé qué es lo que ha pasado, pero ya sabemos cómo funciona la envidia... Aunque en parte los comprendo, porque, en caliente, la frustración puede hacer que se produzcan estas reacciones.

Por cierto, al leer el título he pensado que ibas a aconsejar a los escritores en potencia que intentaran ser tan buenos y únicos como para desbancar a otros autores en el corazón de los lectores (y en los presupuestos de las editoriales). Esto no lo veo mal, seguir esforzándose hasta conseguirlo :).

Anabel Botella dijo...

Se puede decir más claro pero no más claro. Ayer flipé con algunos comentarios.
Besos.

Anónimo dijo...

Podrías informarte de por qué nos quejamos antes de escribir una entrada como esta.
Para empezar, nunca hemos puesto en duda la calidad de la obra ni de la autora, sino LA CREDIBILIDAD DEL PREMIO Y LA HONESTIDAD DE LA AUTORA (Y DE LAIA SOLER, TAMBIÉN).

Así que la próxima vez infórmate, chiqui.

Y te dejo esto, de paso:

EL CASO LAIA SOLER relatado por fuentes fiables, próximas a la ganadora y confidenciales

-Laia Soler envió "Los días que nos separan" a Plataforma Editorial ANTES de que se abriera la convocatoria del primer concurso.
-La editorial le contestó que querían publicarla, pero que la enviara al concurso, que ganaría y así sería más sencillo/barato/?
-Laia Soler aceptó y envió "Los días que nos separan" al concurso. Ganó.

HECHOS DE LA SEGUNDA CONVOCATORIA

-Andrea Tomé quedó finalista de la primera convocatoria.
-Andrea Tomé se planteó enviar la novela a la editorial (no al concurso)
-Andrea Tomé envió la misma novela del primer concurso a la segunda convocatoria.
-El jurado es el mismo que el del año pasado = no hay anonimato.
-Andrea Tomé se había planteado enviar una novela completamente distinta a la que finalmente envió.
-Andrea Tomé sabía de antemano que iba a ganar. Eso es normal, puesto que el fallo se comunica con tiempo para la rueda de prensa, etc. Ahora bien: ¿a partir de cuándo lo supo? Antes del cierre del terminio de envíos ya había quien afirmaba que Andrea Tomé iba a ganar.
-Un mensaje de @tailatai en el facebook de Plataforma Neo diciendo "Andrea Tomé va a ganar" fue borrado.

Anónimo dijo...

Hola, me presento como una de las personas que ha estado protestando en twitter (jezabelwrote... no vaya a decirme alguien algo porque no me apetezca loginearme en esto) acerca del fallo del premio y me paso por aquí para tratar de aclarar unas cuantas cosas (¿para qué?)

La primera es que usted, señora, con todos los respetos, no tiene ni la más remota idea del tema acerca del que está escribiendo. Usted sabrá mucho de literatura, pero está claro que no se ha molestado en leer en profundidad las quejas ni en preguntar por qué nos estábamos quejando.

La segunda es que ninguno de nosotros hemos dicho que Laia y Andrea no se merecían ganar el premio y publicar. De hecho, muchos la hemos felicitado por publicar. Entre otras cosas porque, al contrario que usted, sabemos quién es aquí en la red.

La tercea (enlazando con la segunda) es que la protesta es contra la organización del concurso y únicamente contra esta, porque consideramos que desde el momento en el que aceptan... No, perdón, aceptan no es la palabra correcta. Desde el momento en el que recomiendan volver a enviar la misma novela al siguiente concurso, el principio de anonimia deja de cumplirse. Porque entre los autores que empiezan o empezamos puede que de igual uno que otro, pero si uno pone una cosa en sus bases luego debería cumplirlas. Para no cumplir las cosas ya tenemos bastante con los programas electorales.

La cuarta es lo que llevamos recalcando todo el rato (y pareciese que le hablasemos al viento). Se dice que hay tongo con la primera porque Laia envió la novela al concurso debido a que la editorial le dijo que lo hiciera, tras habérsela leido antes. ¿Qué si hubiese salido otra mejor hubiese ganado esa? Pues no lo sabemos, pero lo dicho: el anonimato se pierde. Es decir, que estamos diciendo que el concurso no se hizo de forma limpia pero nunca y en ningún momento que las obras ganadoras no merezcan todos los reconocimientos.

Anónimo dijo...

Es más, tenemos información proveniente de fuentes fiables de que Laia Soler supo desde el primer momento que iba a ganar el concurso.

La Oro dijo...

En primer lugar, gracias a todos ustedes que me leen y me comentan. Y gracias a los muchos que han tuiteado este post.
Rusta, tienes razón. Habría sido un buen enfoque. "Matar al padre" tampoco pasa necesariamente por el parricidio.
Anabel, muchas gracias. ¡Aunque me temo que no debí expresarme con tanta claridad!
Anónimos varios, este no es un blog informativo ni periodístico ni siquiera de actualidad literaria. Es el blog de una escritora que escribe aquí de sus cositas y que sí sabe un poco sobre el tema. He sido jurado, he participado en la preselección de originales de varios premios, he ganado algunos y he perdido otros. Solo quería dar un consejo, y lo mantengo. A ese consejo, añado otros dos: comprensión lectora crítica y humor.

Letraherido dijo...

Hace unos años, leí sobre una polémica de escritores jóvenes, amateurs, de veinti pocos años, que se quejaban de que grandes nombres de la literatura juvenil siguieran presentándose en los premios Edebé, Alfaguara, Barco de Vapor, etc. Que tenían que dejar paso a los jóvenes, decían.
¿Mi opinión sincera? Si yo fuera aspirante a novelista (que no es el caso) me gustaría ganar un premio sabiendo que he competido con escritores consagrados que seguramente también se habrán presentado.
Un saludo.

La Oro dijo...

Oh, sí, aquella polémica. La leí. Me gusta mucho tu opinión sincera. Ganar a escritores profesionales es más ganar. Además, ya existen premios "acotados" donde solo se compite con autores jóvenes, como el propio premio Neo o el de la fundació Jordi Sierra i Fabra, o, específicamente, premios para autores no publicados, como el premio Dos Passos.

Laura Tejada dijo...

Ningún autor novel gana un premio en un concurso al que se presentan autores consagrados. Bajad de la nube porque esa no es la realidad. Autor consagrado es igual a dinero, y las editoriales lo que buscan es el dinero. Si de verdad se evaluaran las novelas equitativamente, sin prestar atención al autor, entonces sí sería un honor, pero no es el caso. Ya está visto y comprobado que en cuestión de concursos hasta Dios tiene los calzoncillos cagados.

La Oro dijo...

Esto... ¿Te valgo yo como autora consagrada? Porque este año, sin ir más lejos, me presenté al Premio El Barco de Vapor y lo ganó una autora novel llamada Llanos Campos. Y estoy segura de no ser la única escritora "consagrada" que se presentó.
En general, al menos en el mundo de la literatura infantil y juvenil, yo diría que el proceso es mucho más limpio de lo que muchos creen.